RESEÑA | EL JUICIO DE LOS 7 DE CHICAGO

Imagen del juicio de los siete de chicago


Siete jóvenes (+1) son llevados a juicio, tras una serie de manifestaciones, disturbios y hechos violentos, por el principal hecho de promover la ideología de paz, defender su derecho de expresión y sobre todo por hacer visible su deseo y demanda por terminar la participación de los soldados estadounidenses en la Guerra de Vietnam. Lo que esperaba ser una protesta pacífica en 1968 terminó siendo uno de los juicios más tortuosos de la historia.

“El Juicio de los 7 de Chicago” inicia con la introducción de cada uno de los protagonistas implicados en el juicio, a través de una serie de presentaciones bastante dinámica sobre el contexto en el que cada uno de ellos se encuentra. Así es como conocemos a Bobby Seale (Yahya Abdul-Mateen II) Tom Hayden (Eddie Redmayne), Abbie Hoffman (Sacha Baron Cohen), Jerry Rubin (Jeremy Strong), Rennie Davis (Alex Sharp), David Dellinger (John Caroll Lynch) y la dupla de abogados Richard Schultz (Joseph Gordon-Levitt) y William Kunstler (Mark Rylance) que intentarán inculpar y defender a los acusados, respectivamente, ante la presencia del juez Julius Hoffman (Frank Langella).

El reparto es extenso pero sobre todo de buena calidad; sin embargo hace falta mencionar a Michael Keaton que también cuenta con una breve pero importante presencia en la historia y que marca el rumbo hacia la sentencia final.

La narrativa de la historia transcurre a través de los días en que se lleva a cabo el eterno juicio, y los flashback que muestran los hechos ocurridos ambientados con la voz en off de cada uno de los implicados; además de que, para generar mayor dramatismo, se insertan unas cuantas imágenes de los hechos que ocurrieron en la realidad y que suman mayor tensión al caso.

Lo más destacado es sin duda la relación que existe entre cada uno de los acusados. Tom es quien busca dirigir el movimiento de forma pacífica, mientras que Abbie intenta forzar una lucha más tangible y emotiva. Entre ellos se encuentran aquellos cuyo papel es generar cohesión en el grupo y otros que, como en la misma película explican, son un mero recurso para generar cierta compasión. Sin embargo, entre todos ellos hay uno que en verdad sufre el peso del enjuiciamiento al permanecer preso mientras la situación fluctúa entre la injusticia y la burla. Todos los personajes generan empatía y cercanía, por lo que se genera un genuino interés por conocer cuál será la última palabra del jurado y sentencia del juez, quien es el encargado de generar sentimiento de impotencia y asfixia dentro de la corte.

Me gustó bastante la película, a través de buenos diálogos se puede contar una historia y hacerla interesante. Cada pieza, personaje, suma bastante durante todo el desarrollo hasta llegar acertadamente al final. Se las recomiendo.

Siendo este el segundo largometraje de Aaron Sorkin como director, y la primera película que veo de él, ya tocará turno para echarle un vistazo a su otra cinta, “Molly’s Game”.

KALIFICACIÓN: ☆☆

Poster de la película El Juicio de los 7 de Chicago

Título: The Trial of the Chicago 7. Director: Aaron Sorkin. Guión: Aaron Sorkin. Duración: 130 min. Studios: Paramount, DreamWorks, Cross Creek Pictures.