Innovación Disruptiva, ¿qué es y qué puedo hacer yo?

persona-escribiendo-en-whiteboard

¿En qué piensas cuando hablamos de innovación? Seguramente vienen a tu mente imágenes relacionadas a nuevos productos, nuevas tecnologías o tal vez meras abstracciones de ideas, ¿pensaste en un foco encendido? Solemos relacionar a la innovación con estos conceptos, porque son ciertos, pero es necesario profundizar más.

¿Qué es la innovación?

Es la suma de ideas nuevas que otorgan valor. Ocurre cuando se crean nuevos productos, nuevos modelos de negocio y nuevas compañías. Pueden ser generadas por cualquier persona y empresa y pueden aplicarse en productos, servicios, procesos y negocios.

Existen tres tipos de innovación, según Clayton Christensen, doctor en Administración de Empresas de Harvard Business School:

  • Innovación Disruptiva: Se encarga de crear modelos de negocio costeables y accesibles. Ejemplos: autos Ford, teléfonos celulares, memorias portátiles, etc.
  • Innovación de Mantenimiento: Se encarga de la mejora de productos con un enfoque de negocio. Ejemplo: la evolución de los reproductores de música portátiles.
  • Innovación de Eficiencia: Se encarga de abaratar los costos para aumentar las ganancias. Ejemplo: la automatización de las industrias.
Visión de innovación y crecimiento de un administrador de negocios
Tipos de Innovación según Clay Christensen

La innovación disruptiva genera cambios revolucionarios, crea nuevos puestos de trabajo y, a cambio, consume capital para el desarrollo de nuevas ideas o tecnologías.

La innovación de mantenimiento está orientada a la mejora continua. Son pequeñas actualizaciones que no consumen capital y no crean o destruyen puestos de trabajo.

La innovación de eficiencia tiene el objetivo de mejorar los procesos. Suele eliminar puestos de trabajo y generar nuevo capital derivado del ahorro conseguido.

Ahora, ¿en qué piensas cuando hablamos de disrupción? Tal vez vienen a tu mente cierto tipo de personas o personajes que se distinguen por marcar sus diferencias, ¿ahora pensaste en un hipster, geek o nerd trabajando en una startup? En cierto sentido, ese tipo de perfiles encajan en el concepto.

¿Qué es la disrupción?

El significado textual de la RAE es: ruptura o interrupción brusca. En el mundo del emprendimiento se refiere a todo aquello que rompe con lo establecido, a partir del cuestionamiento sobre lo convencional. Como suele decirse en mercadotecnia, “ to think outside the box”

¿Cómo ofrecer  un mejor servicio o cuál va a ser el plus de mi negocio? Estamos hablando de procesos y modelos. Puedes vender lo mismo de siempre, pero de una forma diferente.

Logos de empresas disruptivas amazon, netflix, uber, pokemon go y tiktok
Ejemplos de empresas con modelos disruptivos

Entonces, ¿qué es la Innovación Disruptiva?

Si hablamos de que la innovación es la suma de ideas que otorgan valor y la disrupción son las distintas maneras en que podemos ejecutarlas; la innovación disruptiva es aquella que genera un beneficio o que resuelva problemas de una manera distinta, a través de productos, servicios y negocios costeables y accesibles. Según Clay, para poder decir que algo es innovador, debe resolver problemas que beneficien a muchas personas.

Una innovación disruptiva es una solución mucho más simple de usar y de mucho menor costo para el problema de un cliente. Nuevas empresas (startups) son capaces de obtener éxito en la aceptación de mercado para sus productos a través de la simplificación de la experiencia del usuario, reduciendo el costo y el número de características a un grado que permite a un gran grupo de consumidores adoptar el producto.

La mayoría de las empresas establecidas se enfocan en la innovación de mantenimiento y eficiencia, agregando características a sus productos. Estas organizaciones eventualmente son desafiadas por empresas más pequeñas, que ofrecen un producto mucho más simple con muchas menos características a un costo mucho más bajo.

El objetivo de la innovación disruptiva debe superar las expectativas de nuestros clientes.

(Falta) Innovación en México

La OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, colocó a México en los peores niveles de capacidad para innovar y desarrollar tecnología, tanto por parte del gobierno como de empresas privadas.

Gráficas comparativas sobre la innovación en México según la OCDE
México reprueba en innovación y desarrollo dentro de la OCDE

La innovación es un elemento relevante para el crecimiento. La innovación es crucial para las empresas, los países y las personas, debido a su conexión con la generación de valor que crea bienestar y desarrollo.

¿Sabías un mexicano, Jordi Muñoz, fue quien puso los drones al alcance de las personas? Junto a Chris Anderson, de la revista Wired y creador de las Ted Talks.

En el libro “Crear o Morir”, Andres Oppenheimer propone 5 grandes claves para impulsar la innovación en América Latina:

  1. Impulsar una cultura de la innovación.
  2. Reorientar la educación a ese fin.
  3. Modificar las leyes que la inhiben.
  4. Estimular la inversión en innovación.
  5. Globalizarla.

¿Qué puedo hacer yo para innovar?

Te preguntarás qué es lo que puedes hacer tú en el proceso de innovación. Yo te sugiero trabajar en lo siguiente:

  • Usa la tecnología: Aprende a utilizar todos los recursos tecnológicos como una herramienta que te brinda impulso tanto para crear como para generar conocimientos. Más aprendizaje, menos procastinación.
  • Diseña futuros: Traza una línea de tiempo en donde imagines distintos escenarios sobre tu futuro personal y el futuro de tu industria o profesión. ¿Cómo lo visualizas?, ¿qué vas a hacer para alcanzarlo?
  • Desarrolla tu creatividad: Es una de las capacidades más poderosas con las que contamos los humanos. Diviértete, juega, imagina, aprende a desarrollar un pensamiento lateral y deja de vivir bajo los esquemas y convenciones
  • Ten un propósito: Si tu objetivo principal es el dinero, estás fuera. Tu principal motivo desde ser algo más grande que tú, aquello que te lleve a trabajar incansablemente para dejar un mundo mejor.
  • Abraza el fracaso: Intenta, fracasa, intenta otra vez. Intenta, fracasa, intenta otra vez. Aprende de tus errores, de las lecciones que dejan y construye sobre ellos.

En nuestras manos está el hacer que nuestro entorno crezca significativamente en beneficio de la sociedad. Aprendamos a innovar en beneficio de todos y no de unos cuantos.