Derrotas Honrosas

Hace unos días se volvió popular el #12guerreros
por la manera en cómo se estaban
generando las victorias en el FIBA Américas, y
hoy supuestamente tendríamos todos que estar orgullosos de ellos por su actuación: pero para mí, no. Perdimos
el partido que no teníamos que perder, contra un rival que por muy poderoso que fuese, días antes le habíamos ganado y que hasta el tercer cuarto de dicho partido dominábamos. Que el hecho es que no calificamos a las olimpiadas cuando todo estaba a nuestro favor y que muy probablemente no libraremos el repechaje.

Es nuevamente continuar con esa mentalidad del ya merito, del jugamos como nunca pero perdimos como siempre, de justificar porque que no avanzamos porque los rivales eran mucho más poderosos, de echarle la culpa a otros o atribuirle la derrota a los árbitros o la mala fortuna.

Creo que el problema lo arrastramos desde la época de los 80’s y 90’s donde en innumerable ocasiones la selección de fútbol repitió fracasosnull. Que si él piojo dice que la culpa fue el #noerapenal de Robben en Brasil 2014 cuando todo el segundo tiempo nos tiramos atrás. Que si él fuera de juego de Tevez en Sudáfrica 2010 y la desatención de Osorio nos costaron ese partido y dejamos de hablar de pusieron a pastar al bofo en la cancha. Que si jugamos increíble en Alemania 2006 pero el Gol de Maxi no lo detenía nadie. Que si los cambios de Aguirre en Korea-Japon 2002 nos costó la peor derrota ante USA y más y más y más colección de justificaciones.

Quizá por ello nos quejamos de la descalificación “injusta” de Bernardo Segura en la caminata de Sidney 2000 cuando el no pudo cumplir con la competencia.

O aplaudimos con el nudo en la garganta la “meritoria” medalla de plata de Ana Guevara en Atenas 2004 en vez de reprocharle que hubiera sido derrotada cuando era la mejor del mundo de los últimos años.

O calificamos de “honorable” el tercer lugar de María del Rosario Espinoza con su medalla de bronce en Londres 2012 por no decir que fracaso en su intento de seguir siendo la mejor de su disciplina como 4 años atrás.

Es por eso que no culpamos a nuestros clavadistas por llegar segundo cuando en casi todas las competencias son los mejores, excepto en las que realmente valen.

La lista puede continuar y salvo contadas excepciones, creo que sería muy larga. Pero todo esto lo digo no por recordar aquellos malos tragos, si no por una simple petición.

Dejemos de justificarnos y asumamos la derrota, reconozcamos que debíamos ganar y no lo hicimos, traguemos para dentro y quizá, tal vez con eso podamos cambiar nuestra mentalidad y dejemos de celebrar nuestras innumerables derrotas honrosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s