#CINE 1984

nineteen_eighty_four_xlgLa película 1984, adaptación del la novela del mismo nombre escrita por George Owell, narra una situación futurista distópica, es decir se muestra a la sociedad en su peor cara, bajo un régimen totalitario.

Existe un personaje llamado “Gran Hermano” quien es la persona que controla todo el sistema social de las personas. El Gran Hermano es una persona que sólo puede ser vista a través de las pantallas de tv y grandes pósters que también se encuentran regados en cada esquina de la ciudad con su imagen. Dicha ilustración muestra su cara seria como si te estuviese mirando a los ojos, con la idea de que él lo ve todo y siempre te está vigilando, los cual es objetivo principal y vital de la propaganda política por parte del estado.

La película nos muestra un mundo apocalíptico, donde todos trabajan como una sociedad de hormigas al servicio de una reina tirana y despiadada. Las calles se encuentran vacías y sucias. La mayor parte de la población, que es el proletariado, tiene agendada sus vidas por parte del gobierno, todas sus actividades son vigiladas por cámara de circuito cerrado, no hay lugar donde esconderse de los ojos del Gran Hermano. Las personas deben levantarse y trabajar para después comer un poco de lo que les dan, seguir trabajando, dormir y levantarse a volver a trabajar, cayendo en lo que es un ciclo monótono tan aburrido, que las personas comienzan a perder su identidad y emotividad.

Cabe mencionar que dicho concepto del “Gran hermano” ha sido adaptado para representar al personaje que lo ve todo en los reality show de televisión, que muestra la vida de personas encerradas en una casa. Algo totalmente parecido a lo descrito y visto en la película.

Los altos rangos de la sociedad, del partido totalitarista del Gran Hermano, son los encargados de difundir y crear este miedo hacia la persona del “ojo que todo lo ve”, ya que en verdad no se puede conocer si es real o solo una invención como estrategia para implementar su sistema de creencias. La ideología que implementan, mediante la buena propaganda, es la de servir al Gran Hermano, adorarlo como único ente digno de respetar. A la sociedad se le educa para que amen a su país, para que se crean los mejores del mundo y que sólo ellos pueden crear la nueva raza de súper hombres. Es por eso que la sociedad está siempre a favor de la guerra contra el resto del mundo, en esta caso sería Ocenía contra “Eurasia” y “Esteasia”.

La sociedad prácticamente no tiene voz ni opinión alguna, existe un desequilibrio y manipulación de la información tal cual que sólo puede beneficiar al mismo gobierno, estos se encargan de destruir información y manipularla hacia los ciudadanos con el fin de hacerles creer que todo el mundo exterior es como ellos se los indican, y así no quede duda alguna, de que lo que hacen por su país, es lo correcto.

Es imposible mostrar inconformidad al régimen, si alguna persona intenta revelarse contra el estado, crear conspiraciones secretas o generar un esperanzado clima de opinión contra el sistema, las cámaras del gran hermano los identifican bajo su código de rastreo, e inmediatamente los capturan para después torturarlos con métodos mediante los cuales, a manera psicológica, implementan nuevamente las ganas y el deseo de respetar al gran hermano.

Esta implementación de totalitarismo en un futuro distópico en verdad se muestra tan aterradora como se narra en la película. ¿Es posible que la sociedad caiga en un juego como éste?, o, ¿será que en la actualidad vivimos algo de esta ficción? Recordemos que hoy existen algunos pocos países con régimen totalitarista y hace varios años ciertos países lo vivieron.

En la actualidad la mayoría de los medios de comunicación tienden a persuadir y manipular la información para su beneficio propio y así creer e implementar en la opinión lo que ellos quieren escuchar. Es por eso, que son tan importantes en la propaganda de ideología y sistema de creencias, que utilizan los políticos y representantes de países para dar a conocer su imagen. Para contrarrestarlo, es necesario obtener policentrismo de la información y contar con mayor juicio y razón hacia los medios, para darle fin a la persona que se desenvuelve en un ambiente dictado por los videos y medios de comunicación, que Giovanni Sartori narra y describe  como “Hommo Videns”, en su libro del mismo nombre.

Puede que las imágenes mostradas nos conmuevan y lo veamos como algo simplemente imposible, pero es cuestión de mirar a nuestro alrededor y analizar cómo es que se vive la situación y los vínculos que existen entre la sociedad, el gobierno y los medios de comunicación para darnos una idea y compararnos, y saber qué tan distintos estamos a esa película de ficción.

CALIFICACIÓN: ★★★½

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s